viernes, 27 de febrero de 2009

Viendo la luz....

Buenas tardes!

Otra vez viernes y las semanas pasan volando...y por suerte ya queda muy poquito de cableado.

Por lo que hace al cableado ya todo el hospital dispone de red, 42 puntos en total. A parte van los puntos de la empresa y del consorcio que no hemos podido hacer hoy, lunes a primera hora iremos a comprar el alambre para halar el cable y ya estará! Que bien suena esto... :) Sólo faltará comprar algunas rosetas en Managua para poner en Trabajo Social, Supervisión de Enfermería y Telemedicina, hacer la mesa y las paredes para el cuartito del rack, pegar con pegaloca la roseta que Moisés arrancó y dejar bonita la instalación de Telemedicina para dejarlo impecable.

De momento les tengo sin Internet (excepto la biblioteca, telemedicina, dirección y sub-dirección) porque el servidor no está configurado para bloquear programas de descargas, pero el lunes a primera hora iré despacho por despacho poniéndoles el latiguillo y pidiendo que hagan un uso responsable.

Antier (anteayer) estuve toda la tarde peleándome con el router de Telemedicina (RT001) porque no accedia a la LAN. Finalmente lo cambié por el router nuevo (RT002) y funcionó, configuré el router y ahí lo dejé. Hoy vino Ángel y le pedí que se lo mirase, no consiguió ver qué es lo que le pasaba al RT001 así que lo reseteamos y ya, funcionaba. Ahorita dejé el RT001 en Telemedicina tal y como estaba, y el RT002 lo guardo para el consorcio. De todos modos, le enviaré los pantallazos de la configuración a Mateu para que me diga si está todo bien. Además, no sé si es por el servidor, pero desde un pc conectado al router de la biblioteca no puedo ver el router de telemedicina. En cambio desde el pc de telemedicina sí puedo ver el router de la biblioteca. ¿Alguien me ayuda? Jimmy no supo.

Ahí está el esquema de la red:

Antena Telemedicina---VIP---PIU---RT Telemedicina---RACK---Switch Biblio---RT BIblio
RT Telemedicina---Teléfono IP
RT Telemedicina---PC Telemedicina


Más cosas, el lunes también iremos a comprar el tubo y las conexiones que hacen falta para entubar el enlace de San Pancho. A parte de esto sólo falta material como el GPS, una planta de nergía, una computadora con batería que vamos a conseguir. El resto: cable utp 5e, crimpadora, insertadora y conectores RJ45 ya lo tenemos. El gran problema será si lo que está dañado es la PIU o el VIP, yo creo que no porque sólo tienen 1 año, pero vamos a ver...Intentaré ir yo antes a San Pancho.

Ayer se comentó en la reunión de TSF de traer la centralita del Cerro al HRESB, no veo porque no. Aprovechando el viaje que vamos a hacer para comprobar que esté todo bien, lo comentaré con Jimmy y ÁNgel y si no ven ningún problema nos la traeremos.

Por cierto. Me surge la pregunta de, si el HRESB ya tenía una centralita telefónica, por qué no se conectó directamente el enlace de San Pancho con esa centralita?


Bueno, mañana en principio nos vamos al Bluff con los chicos del consorcio, a ponerme un poco como una camarona. jejeje!



Un abrazo y buen findesemana,


Judit

miércoles, 25 de febrero de 2009

Algunas fotos!

Vista general del rack terminado:




Vista delantera del rack (falta tapar el organizador de abajo):
Patch Panel A
Organizador A
Switch A
Patch Panel B
Organizador B
Switch B







Parte trasera del rack:


Siguiendo en ello :)

Bien, al grano. Hoy dejemos de lado San Pancho, lo único que hice fue comunicarme por radio a la 1 para que encendiesen el equipo y no lo pudieron hacer porque no tenían energía. Quedamos que a las 9 de la mañana de mañana nos hablábamos y lo encendían. Así podré hacer el ping desde el equipo de Telemedicina y acotar el problema.

¿Saben que ayer lavé la ropa, sí? Pues se pasó toda la noche lloviendo, bueno, lloviendo no, diluviando. Tanto diluvió que hoy tuve que escurrir la ropa y salió más agua de la que había usado para ducharme…

Empieza la mañana un poco tarde, a las 8, pero empiezo a trabajar sin dilatarme. Manos al patch panel! Y me pasé un buen rato ponchando los 13 puertos que llegaban de la zona 4 y última que habíamos cableado. Y eso que yo tan contenta, voy a cerrar el rack y no me cierra. Qué raro. Miro y oh diossanto! No había pasado los cables por el agujero de arriba del rack. La única palabra que habitaba mi mente era: PUUUCHI. Empero, Judit que es muy observadora, observó que por el agujero de los cables pasaba también el patch panel con los cables ponchados. Y la sonrisa se le volvió a dibujar en la cara. Colgué el patch panel, el organizador y el switch, cosa fácil. Además como había hecho los latiguillos más cortos y con protector únicamente en el extremo del patch (nos dimos cuenta que las entradas del switch están demasiado cerca unas de otras y no hay espacio para el recubrimiento) pude organizar muy bien los cables. Ahí les voy a dejar una fotico, los cables hacen dos círculos dentro del organizador y está puesto de manera que se ve de perfil digamos.

Aproveché para poner más fuertes todos los tornillos y para dejar vacío el rack y bien limpio. Los cables no están marcados porque nos hemos quedado sin cinta de la Dymo (que me la van a mandar desde Barcelona espero que pronto…jejeje), pero es fácil identificarlos porque están puestos por orden del 1 al 13. Por cierto, en los cables del switch A recubrí las etiquetas con celo transparente porque amenazaban de caerse muy rápido.

Ahorita sólo faltaba comprobar las rosetas. Y ahí sí tuvimos dolores de cabeza. Llegó Moi, que se había agarrado el día libre pero al final se acercó un rato. Entre los dos fuimos comprobando las rosetas de la zona 4 excepto la de Trabajo Social, la de Supervisión de Enfermería y la Telemedicina, básicamente porque no tienen rosetas y hay que ir a comprarlas. Y empezamos justo por las que tenían problemas, por suerte aunque el principio amenazaba el final fue más feliz. Resultado 1: la puerto del patch panel de colposcopia tenía dos cables cruzados (lo solucioné por la noche, se pueden sacar los cables y volver a poncharlos). Resultado 2: dos rosetas del mismo tubo (farmacia y uci) daban un error tal como “12 SHORT”, lo que quiere decir que hay cortocircuito. Y yo rompiéndome la cabeza de qué podía ser, comprobando tramo por tramo, elemento por elemento,desesperándome, hasta que al cabo de un buen rato, como buen nicaragüense, salta Moi y dice que justo con ese grupo de cables fue con el que se dio la enrampada. Pues ya está digo yo, será eso. Y eso quiere decir que Moi se tiene que volver a subir allí arriba, y dice que después de eso le da miedo. 110v…no por menos. Lo dejamos ahí, ya es la hora de comer y él se va a su casa.

Llamé a Jimmy para ver qué pensaba él. Me dijo que seguramente eran las rosetas, yo lo dudo, no porque confíe ciegamente en mi trabajo, sino porque el error ése es extraño y aun es más extraño que dos de los cables de un mismo tubo den el mismo error, y sabiendo lo que había pasado. En el tubo van tres cables, pero el tercero no lo pudimos comprobar porque es uno de los que no tienen roseta, es el de Trabajo Social. Quería mirar lo de las rosetas después de comer, pero como siempre hay algún percance….ésta vez tenía que ser que los chicos de mantenimiento se habían ido a la 1. Otra cosa para mañana pues. ¿Ven lo que les digo que aquí es lento y difícil hacer las cosas?

Para comer hay sopa de frijoles. La Dra me dice: yo no quiero comer sopa de frijoles ¿y tú?. Vamos al cafetín pues, le digo. Aunque luego…sorpresa! Para cenar habrá más sopa de frijoles. Sopa que no comí porque como tenía tanto trabajo, fui a buscar la sopa y la dejé en un plato con otro plato encima en el cuarto. Sorpresa (y no) la mía cuando llegué por la noche y me encuentro el plato lleno de hormigas dándose un baño en mi sopa. Así que para cenar me quedó sólo el huevo duro y las dos rebanadas de pan. Suerte que hoy me dieron dos, normalmente dan una. Por eso hay que caerles bien siempre a las cocineras.

Estamos entonces después de comer. No podía hacer nada de lo de San Pancho, no energy. No podía hacer nada del punto de la empresa y el consorcio, no moi. No podía hacer nada de las rosetas o cable de Farmacia y UCI, no desarmador y no moi. Así que agarré y me fui para Telemedicina aprovechando que ya había encendido el equipo para intentar la conexión. Por cierto no les dije, que ni con la radio nos pudimos comunicar con San Pancho, tuvimos que llamar a Rama Kay y que de allí pasasen el mensaje a San Pancho; pero eso sí que no me preocupa que no es de mi ámbito.

Pues bien, nos encontramos en Telemedicina, con unas conexiones entre máquinas que no eran las que estaban en el TFC de Lluc y que ni entre los 4 pudimos entender. Primero: poner un conector hembra en el extremo del cable que llegaba del rack, no me quedaban rosetas pero si al menos un conector. Segundo: tenemos la hembra, tenemos el cable macho-macho, hace falta ver dónde lo conectamos. Seguidamente les dejo un esquema de cómo estaba conectado todo:



¿?--------PIU------- (entrada pc)TeléfonoIP(entrada wan)-------Router---------PC

Router---------¿?



Los interrogantes están puestos porque realmente no sabíamos de dónde venían ya que los cables no estaban marcados. Dedujimos que uno venía del VIP y el otro debería ser el cable que halaron para unir Telemedicina con la LAN del hospital en la última campaña.

El hecho es que, como no encontraba el sentido a tal conexión, apunté cómo estaba la conexión y puse la conexión que estaba anotada en el TFC de Lluc, que es la siguiente:


VIP---------PIU---------Router------------LAN HRESB Internet

Router------------PC

Router------------(entrada WAN) Teléfono IP


Así lo conecté y lo primero que hice fue comprobar que el teléfono funcionaba, efectivamente, había línea hasta el Cerro. Y ahí empieza mi batalla, una de sistemas en batalla con la telemática. Lo siento pero yo no tenía ni idea de configuración de routers ni de cableado de redes ni de la mayoría de cosas de las que estoy haciendo. Pero bueno, así es, no? Una se encuentra con ello y tiene que luchar contra las máquinas buscándose la vida hasta que lo soluciona y de todos los errores del proceso, aprende. Así aprendí a mirar bien antes de hacer nada, como a mirar y ver que en la entrada de Internet del router estaba conectado un cable que no servía para nada (de la antigua red supongo) y que mi cable de red estaba conectado en una entrada cualquiera. Agarré los anexos de Lluc y me puse a mirar la configuración del router y como estaba cambiada, la puse como él indicaba. Todo esto después de haber comprobado que el cable de red estaba en perfecto estado, comprobando primero con el LAN Tester y luego con la computadora portátil de la Dra. López. La mía entre que le debe faltar el controlador y no capta la señal por cable y que tiene la batería fregada, mejor no utilizarla (este es un otrogran percance).

Activé el wifi del router, mi computadora recibía la señal inalámbrica pero no Internet; podía hacer ping al 192.169.1.1 (el router de Telemedicina) pero al 192.168.0.1 (el router de la Biblioteca). Dejé mi computadora, la computador de Telemedicina conectada directamente al cable no volvía los paquetes al router de la Biblioteca; pero cuando conectaba el cable al router de Telemedicina y el router al PC, me devolvía el ping al router de Telemedicina pero el ping al router de la Biblioteca me decía: “Red de destino inaccesible”.

Llamé a Jimmy, me dijo que sería un virus que bloqueaba el puerto de salida, que le pasase el antivirus. Pero mientras lo hacía pensaba que no podía ser eso, porque sino no llegaría ni al router de Telemedicina. Fui a la biblioteca y desde mi computadora que estaba conectada al la wifi del router hice un ping a ese mismo router, me lo devolvió. El que no me devolvió era el ping al router de Telemedicina. Conlusión: el problema está en el router.

Así que agarro el router que íbamos a poner en el consorcio y agarro un switch por si acaso. Por cierto, luego vi que Mateu me había dicho via e-mail que él había cambiado la configuración del router de Telemedicina para que sólo se tuviese que conectar a la red y ya tuviese Internet, pues bien, no ha sido así. Y ahorita vuelve a estar con la configuración de Lluc. Finalmente he conectado el router2 y, erueca! Ya hay Internet en Telemedicina y por consiguiente habrá en San Pancho!

Lo único malo es que no me deja cambiar la configuración del tal router. No sé mucho qué parámetros hay que cambiar, pero lo que sí se es que hay que poner seguridad WEP y ahorita hay WPA Personal. ¿Sabéis porque no me deja cambiarlo? ¿Cómo lo puedo hacer? A los TSF, os enviaré un doc con los prints de las configuraciones de los dos routers. El router1, el que está fregado, vamos a intentar ver qué es lo que le pasa.

Así es que, ahorita dejé desenchufado el router de Telemedicina para que nadie pueda entrar, de momento aunque ya haya red en casi todo el hospital sólo he puesto latiguillos en dirección y subdirección porque primero quiero que esté todo lo del servidor bien controlado y yo ahorita no tengo ni pajotera idea, Ángel y Jimmy están igual así que…

Me salió largo el día...Son ya las 10 de la noche y aquí me tienen, acabando de redactar el día de hoy y sin haber descansado en todo el día. Nadie dijo que fuera fácil, y lo sabía. Pero la verdad es que se pecó de demasiado poco tiempo para hacer el cableado. Aquí me ha quedado mucho trabajo para hacer yo sola y suerte que entre Moi, la Dra, Jimmy y Ángel, los TSF que colaboran, y yo que me busco la vida vamos tirando para adelante. No se rían mucho si ven errores garrafales en mis quehaceres, soy principiante y de ellos voy aprendieno.

Ya pronto me iré a dormir, están siendo días cansados, de estar pendiente del cableado (acabar puntos, poner rosetas, comprar las que faltan, comprobar rosetas, arreglar el rack, arreglar el minisistema de la biblioteca, documentar, comprobar el cableado, arreglar lo que falla, solucionar Telemedicina), de San Pancho (cuando poder ir antes, conseguir los equipos que hay llevar, cotizar tubos y cable y lo que haga falta, conseguir hacer el ping, conseguir las medidas de la antena a la PIU,…), de aprenderme como va todo (en San Pancho, en Telemedicina, los routers, el servidor), de crear, de arreglar y de recuperar y cosillas que siempre van saliendo.

No me estoy quejando, simplemente que exteriorizándolo una se siente más liviana ;) La verdad es que me siento muy orgullosa del trabajo que hicimos con los chicos y del que estoy continuando. Los ánimos no decaen aunque haya días de más cansancio. Me merecería unas vacaciones pagada ¿qué les parece Corn Island? Jejeje, estoy fregando.

Para hoy ya tienen más que suficiente, lo siento para los lectores no iniciados en el proyecto ni en Telemedicina, no era mi intención aburrirles pero aquí hay que documentarlo todo.

Por cierto, me comentó ayer el Dr. Ulloa (vecino mío del consorcio otro porcierto) que en el convenio que firmaron el MINSA y DESOS (no sé si el SILAIS también), el MINSA se comprometía pagar los gastos de mantenimiento, pequeño apunte. Uix! Me acabo de acordar de las memorias de actividades, mañana me encargo de pasar el recuerdo.



Un abrazo desde el otro lado del océano,



Judit

viernes, 20 de febrero de 2009

Como en casita

Buenas tardes!

Les escribo porque el findesemana no tendré Internet y ya serían demasiados días sin ponerles al día.

La cosa en el Consorcio va bien, muy bien! Me siento como en casa, mirando la tele en el cuarto de alguno de los médicos por la noche platicando con Nelly mientras lava(mos) la ropa...Además! El findesemana que viene iremos todos al Bluff! Espero poder celebrar que ya hemos acabado el cableado. Por esperar que no quede... :P

Por lo que a trabajo, tengo dos noches de ponerme a hacer latiguillos en el Consorcio, tengo las yemas de los dedos bastante doloridas ya. Y por si fuera poco hoy me pasé todo el día haciendo rosetas, y cúanto heché en falta mi navaja suiza extraviada... Finalmente y aunque tarde, pero la doctora con sus influencias me consiguió una auténtica navaja de electricista que no está nada mal. Tengo todo el día de no parar de sudar, que cuesta lo suyo poner las rosetas y si además le añades hacerlo a temperatura caribeña el resultado es una buena ducha nada más llegar a casa.

Por cierto, hoy me pidieron mi computadora para cuando partiese. Me lo dijeron a nivel personal y contesté que si la dejaba sería para uso del hospital. Y la verdad es que me lo estoy planteando, igualmente me quería comprar una Mac al llegar a Barcelona. Aunque claro, eso era porque iba a empezar el Graduado Superior de Diseño, y ahora quien sabe...

Más cosas! El lunes tenemos reunión para hablar de San Pancho y decidir el plan de actuación. Seremos la Dra. Hodgson (encargada del SILAIS), la Dra. Castro, Jimmy, Ángel y yo. Tenemos que hablar de cuándo vamos (el SILAIS no anda mucha plata ahorita), de si rehacer el cableado por tierra o por aire y de si renovar las baterías que ya tienen 3 años (creo que las trajeron en la primera campanya de TSF en Nicaragua).

Y por lo que al cableado del hospital se refiere, el punto del Consorcio se complicó, no se puede halar desde Telemedicina porque hay más de 90m. Tendremos que halar el cable desde el switch de pediatría y llevarlo hasta la empresa médica. Allí se devería poner otro switch (que no tenemos) y de ese switch halar un cable aéreo hasta el Consorcio, donde pondría un router con wifi que sí que tenemos. Vamos a ver. El lunes con Moi arreglaremos primero los tubos en el extremo del rack para poder ponchar el patch panel y rematar ya esa parte. Y luego haremos la parte del punto de la empresa y del Consorcio.

No saben las ganas que tengo de acabar ya con el cableado. El ser sólo una o dos personas, aumenta mucho la carga de trabajo. Además ahorita Moisés, aparte de trabajar conmigo sólo lunes martes y miércoles, ésas mañanas hace primero sus tareas y luego se une a mí.


Justo antes de escribirles estaba haciendo inventario. Es el siguiente:

PARA 42 rosetas en el HRESB + 1 en la empresa externa + 1 en el Consorcio (TOTAL 44)

- 33 latiguillos RS-PC hechos. De los cuales hay 2 puestos y dando servicio: Dirección y SubDirección.
- 12 cables cortados para hacer latiguillos RS-PC
- 58 capuchas grises
- 6 capuchas rojas
- 55 capuxas negras
- 22 Machos RJ45
- 41 rosetas. De las cuales 37 puestas (falta Telemedicina, Ultrasonido, Superv Enf, Farmacia y Trabajo Social)
- 27 Latiguillos patchpanel-switch. De los cuales 24 puestos en el primer switch
- 1 latiguillo extra largo de la conexión antigua
- 2 pares de guantes
- 1 router Linksys
- 4 switchs CISCO de 24 puertos. De los cuales 1 en uso
- 1 switch Intellinet de 8 puertos
- 4 cajas de conexión de tubo pvc + 4 tapas (con sus tornillos)
- 7 conectores para las cajas de conexión de tubo
- 3 camisas de tubo de pvc
- 10 I’s
- 5 L’s
- 4 T’s
- Unos cuantos metros de cable UTP nuevo
- Muchos metros de cable UTP usado de la antigua instalación.
- 2 paquetes de bridas pequeñas
- 1 paquete de bridas grandes
- 18 canaletas 2m + 3 pedazos
- 9 tubos de pvc de 6 m + 2 pedazos de 1/2 tubos + algunos pedacitos


Ayer estuve hablando con la Dra del proyecto. Me preguntó que después de acabar el cableado qué haría. Le dije que paralelamente a acabar el cableado era muy importante solucionar lo de San Pancho, con lo que estuvo de acuerdo y con lo que ya ayuda aunque no sea su trabajo. Luego, por lo que a implatación del SW se trataba, vimos que los pasos naturales a seguir eran:
1) Aprender todo sobre el Care2x, todas sus utilidades y potencialidades (Judit)
2) Reunión para visión general ("altos cargos" y Judit)
3) Reuniones para especificación de necesidades y posibilidades (encargados de cada departamento y Judit)
4) Estudio de utilización del Care2x en el HRESB (en líneas generales, ya se detallaría caundo se llegase)
5) Realización de material para la capacitación
6) Capacitación

EL PROBLEMA: NO HAY MÁQUINAS!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!


Esto una vez acabado el cableado y arreglado lo de San Pancho, cuyo plan de trabajo es (from Rafa):
1) Estado actual y diagnóstico
2) Recambios necesarios
3) Plan de trabajo para la reparación
4) Plan de mantenimiento i contingencia en caso de futuras averías


Bueno, creo que ya tienen suficiente para leer todo el findesemana. ;)
Por cierto! Finalmente fuí a Correos de Nicaragua. No es muy caro, 16C$ cada carta, aunque me dijeron que dilataba 20 días en llegar XD (no se asusten, la dra me dijo que no, que llegaban antes, ya me dirán!)

Un abrazo en día de calor y lluvias.

PD: Ayer fuí a Bendaña a cotizar cable blindado pero aún no me han llamado.

miércoles, 18 de febrero de 2009

Cuando pensábamos que habíamos terminado....

Buenas tardes!


Aquí estamos con Moi en la biblioteca haciendo latiguillos. Ayer acabamos de halar tubo y cable en todos los puntos de la zona4, 13 puntos en total. No está mal,eh! (Ahorita falta poner las rosetas y ponchar los cables en el patch panel)

Hoy queríamos poner el punto en el Consorcio pero no nos quedaba suficiente cable, así que hemos dedicado toda la mañana a sacar el cable de la instalación antigua. Por cierto, me acabo de acordar que no hemos quitado ningún cable de Telemedicina, no había. Apunte mental: mirarlo mañana. Tendrían que haberlo visto... ese tejado era una autopista anárquica de cables tirados sin ningún sentido, colgando en los patios y metiéndose por las ventanas para entrar en los despachos. Y eso por no hablar de los empalmes que cuando una los veía no sabía si hecharse a reír o a llorar. No entiendo que alguien deje así de mal hecho su trabajo.

Y ya cuando después de comer íbamos a mirar si había menos de 90m desde Telemedicina al Consorcio, nos hemos encontrado con Jimmy que ha secundado la opinión de Moisés que seguro que había más de 90m, como 120 dicen. Así que pasamos al Plan B: sacar un cable más del switch del último pabellón y halarlo hasta la empresa externa, allí poner otro switch y de ese punto al Consorcio poner cable via aérea. Jimmy apunta que debería ser cable blindado . Apunte mental: hay que ir a cotizar. Mañana lo haremos y nos pondremos a halar tubo y cable del switch de ginecología a la empresa externa.

También hemos hablado con Jimmy sobre el tema de San Pancho, él opina que es problema de la antena o del empalme. Me dice que le avise cuando vaya y que vendrán Ángel y él para ayudarme, perfecto! :) Eso sí, tendremos que llevar de todo para poder solucionar el problema, venga de donde venga. Le he explicado la instalación de San Pancho y él también opina que se debería poner un cable sin empalmes de la antena al puesto de salud. La cuestión es cómo. Hay dos opciones:

-Dejarlo en el aire y poner cable blindado sin empalmes.
-Hacer una zanja y pasar el cable por debajo el suelo dentro de tubo de pvc y claro está, cambiar el cable y hacer un sólo tramo.

Hay un pero. Y es que me comentó la Dra. Hodgson que habían ganado un concurso para hacer el puesto de salud nuevo y hacerlo de concreto. La cosa está en que lo van a ubicar dentro del mismo terreno pero en otro sitio, entonces hay que hablar con la Dra. Hodgson para saber cuando lo van a hacer y saber la situación del nuevo edificio (más que nada para si puede estorbar el recorrido del cable si lo ponemos por el suelo; y en ese caso, ver por dónde sería mejor pasarlo). No sé si me he explicado muy bien....

En fin, bastantes cosas en la cabeza y los médicos y personal del hospital que no paran de preguntarme cuando va a estar el internet. Al menos cuando estaban los chicos tenía alguien con quien pensar y con quien compartir responsabilidades y decisiones y dolores de cabeza. Mais bon!

Por lo demás bien. Muy a gusto en el Consorcio con los chicos y con la Nelly que siempre anda por ahí y con quien tengo interesantes pláticas. La Nelly es la secretaria de dirección quien, cuando sale al mediodía de trabajar aquí, se va al Consorcio a lavarles la ropa a los médicos. Dice que trabaja para distraerse y esquivar la tristeza y que le gusta estar por ahí porque los chicos la hacen reír con sus bromas y tonterías; es un ángel de mujer. Y creo que más o menos les he puesto al día.

Quiero dejar constancia y dar las gracias a Alberto y Lorena por todo el soporte que me están dando desde España. Nos sabeis cuanto se agradece... :)



Un beso y un recuerdo

lunes, 16 de febrero de 2009

Actualització, per fi!

Buenos días paños!

Primero perdir diculpas por el retraso. Desde que se fueron loc chicos no he parado y es que tuve que documentar, planificar y redactar bastantes cosas.

Miércoles fuí a comprar las dos bobinas de caja UTP en la ferreteria Bendaña por la mañana (a 13C$ el metro). Luego por la tarde ya nos pusimos con Moi a halar tubo y cable y bajamos tres puntos: ultarsonido, emergencias y telemedicina. El "problema" es que sólo tenemos 2 bobinas y para no cortar y equivocarnos mejor halar dos cables a la vez sólo. Y es que en esta zona no hay mapa y no puedo calcular los metros de cable. Por cierto chicos, os sorprenderíais de ver por donde se tiene que meter Moi ahora...a mi no me pasa ni el culo.

Jueves seguimos con los puntos e hicimos 3 más: trabajo social, farmacia y UCI. La verdad es que lo hizo Moi, porque yo no lo puedo ayudar mucho. Me quedo abajo y le yudo con lo que me pide pero ahí arriba no puedo subir. Y ya jueves por la tarde fuí a buscar la maleta en donde la Dra.Hodgson y me pasé al consorcio. La verdad es que el cuarto está bien, le faltan agunas cosillas pero nada que no se pueda solucionar.

Y viernes a levantarse temprano que habíamos quedado a las 6 de la mañana en el muelle del MINSA para ir a San Pancho. Los viajantes: la Dra. Hodgson, la Dra. HOdgson II, Francisco (el Chico) y Carlos. Y qué bonito viaje, y qué bonita comunidad aunque, queridos telecos, tengo malas notícias.

No hay conexión. El teléfono se queda en estado de "Buscando red". Resultó que la caja de empalme estaba desconectada (y rota, envuelta en cinta aislante) así que la conectamos pero tampoco funcionó. La verdad es que el cable está demasiado tenso. Nos quedamos sin energía y tuvimos que esperar hasta la 1 a que se recargaran las baterías. Tiempo y más que suficiente para ir a dar un paseo con Carlos, brigadista del MINSA, y para almorzar.

A la una, hicimos más pruebas, apunté los parámetros de estado del teléfono para que me ayudaseis. Son estos:

- WAN Connection Type: DHCP

- Current IP: 0.0.0.0

- Host name: SipuraSPA

- Domain

- Current Netmask: 0.0.0.0

- Current Gateway: 0.0.0.0

- Enable Web Server: Yes

- Non DHCP IP Address

- Non DHCP Subnet Mask

- Non DHCP Default Route

- Non DHCP DNS1

- Non DHCP DNS2

- Non DHCP NTP Server 1

- Non DHCP NTP Server 2

- Multicast Address: 224.168.168.168: 6061

- Mac Address: X…X

Lo que pensamos es que se habrá desapuntado la antena. Pero como en principio sí que funcionaba el enlace no traje nada y en el TFC de Lluc tampoco salían las coordenadas.

Conclusión, habra que volver más días con las herramientas (llave Allen de qué número?), las coordenadas y un GPS. También hay una de las placas de 25 que está fregada, algun niño le tiró una piedra. Asi que también habrá que volver con tiempo para quitarla.

Y el fin de semana muy bien. Viernes salí a bailar a Cima Club con Moisés y sábado con Espinosa y Julio, vecinos míos del Conorcio. La verdad es que en el Consorcio son todos muy amables y ya el domingo estuve haciendo vida con ellos.

Así que aquí lo dejo, Moi me espera para seguir halando tubo y cable. Espero a partir de ahora tener más tiempo para escribirles aunque de momento no hay internet en el Consorcio. Y digo de momento porque lo incluimos en la planificación jejeje!


Recuerdos a los nicas que se les hecha en falta.

Un abrazo,

Judit

miércoles, 11 de febrero de 2009

Sábado 07/02/2009 – De vuelta a casa

A las 5:30h sonó el despertador nos preparamos corriendo y a las 6:00h ya estábamos todos en la puerta, ing. Juan, Mateu, Alberto y yo, para coger un taxi e ir al aeropuerto. A las 6:30h ya estábamos haciendo el check-in y nos despedimos del ing. Juan y Mateu.

Dimos unas vueltas por el aeropuerto, mirando tiendas, haciendo alguna compra y desayunando. Nos conectamos a Internet con la wifi gratis y enseguida nos estaban llamando para embarcar.

Ya en el avión, charlamos un rato sobre la experiencia en Nicaragua y los 2 coincidimos en que nos gustaría repetir. Una pena que la estancia haya sido tan corta, dos semanas no dan para mucho. En el ordenador estuvimos haciendo cuentas de los gastos del viaje y casi sin darnos cuenta estábamos llegando a Atlanta.

Allí, después de pasar todos los controles estadounidenses y un poco descontrolados con el horario, fuimos a comer algo de fast-food, comida mejicana y unos helados. Después de descansar un poco por el aeropuerto nos subimos al avión que nos llevaba a casa, nos esperaban más de 8h de vuelo y era recomendable dormir porque llegábamos a BCN a las 8:30h.

Por un despiste me dejé el forro polar en el aeropuerto, al darme cuenta le pedimos a las azafatas ir a buscarlo (aún estaban subiendo pasajeros), pero no nos dejaron, nos dijeron que iban a mirar ellas. Creo que nunca fueron. Mi forro polar negro del Decathlon se quedó abandonado allí, si alguien lo ve que me lo envíe.

El vuelo se nos hizo cortísimo, entre sueño y sueño nos iban trayendo la cena, un poco de agua, el desayuno y por fin en casa. Recogimos las maletas y cada uno a casa a explicar todos los detalles del viaje, a descansar y a ducharse con agua caliente!

La aventura Nicaragüense terminaba, por lo menos para nosotros y por el momento. Pero nos quedamos con todos los recuerdos y a la espera de noticias de Mateu y sobretodo de Judit que aún le queda mucho tiempo por allí.

El sábado 07/02 para Judit y Mateu también fue día de vuelta a casa, pero a nuestra casita de Bluefields. Ellos nos contarán más!

Viernes 06-02-2009 – Viaje a Managua

La mañana comienza con la incertidumbre de si saldrá o no saldrá nuestro vuelo a Managua. La tarde anterior se anularon todos los vuelos y pangas desde Bluefields a causa del temporal y durante toda la noche hemos escuchado los aullidos y golpes del viento que no paraban. Nosotros tenemos la esperanza de que la avioneta de La Costeña pueda salir hoy, si no, tendremos que buscar el modo de llegar a Managua antes del sábado a las 6:00h, hora límite para coger el vuelo a Barcelona. Tendríamos varias opciones: (1) Panga a El Rama 2h + Bus a Managua 6h, si no salen las pangas a El Rama, (2) Panga del Minsa a Kukra Hill 45min + Bus a El Rama + Bus a Managua 6h.

Nos preparamos corriendo porque a las 7:20 debe pasar la furgoneta del Minsa para llevarnos al aeropuerto, al final vamos todos: Ing. Juan, Mateu, Alberto y yo. Judit ya está en Managua con la Dra. Castro y con Jimmy, se fueron por tierra el jueves a primera hora, antes del temporal de viento. Jimmy tenía que ir por trabajo y la Dra. Castro por una revisión médica, Judit se fue con ella a casa de su hermana.

Cogemos la furgoneta y pasamos a buscar al ing. Juan por su hotel, para nuestra sorpresa, no está preparado porque había salido al mercado a comprar chacalines (una especie de camarón). Como ya vamos algo tarde (el vuelo sale a las 8:30) quedamos que vendrá más tarde en taxi, con lo que salimos para el aeropuerto sin él y así desvelar la incertidumbre de si volamos o no. Por el camino, Matute, el conductor de la furgoneta, nos comenta que él cree que no saldrá el avión, nosostros para nuestros adentros esperamos que esté equivocado. Nada más llegar, Matute va a preguntar si los aviones salen esta mañana y le responden que SÍ!! Así que nos despedimos de él y nos vamos a hacer el check-in.

Al llegar al mostrador, las chicas nos dicen que no podemos coger el vuelo porque está ocupado con todos los pasajeros de los vuelos anulados el día anterior, bufff!!! vaya jaleo!!! llamamos corriendo al ing. Juan, que aún no había llegado al aeropuerto, para que vaya al puerto a ver si hay Pangas. Mientras tanto, nosotros ya bastante nerviosos, preguntamos si nos devuelven el dinero del avión y nos comentan que sí, pero que si no vuelve el temporal de viento intentarán recolocarnos en otro vuelo. El problema es que si no consiguen recolocarnos sería muy tarde para coger Panga + Bus y llegar a tiempo a Managua para coger el avión a BCN.

Entre tantos nervios, una de las chicas de La Costeña, nos comenta que nos recolocarán en un vuelo que viene de Corn Island a las 9:30, que nos avisarán. Llamamos al ing. Juan para que venga al aeropuerto, Mateu decide devolver los billetes y quedarse en Bluefields y Alberto se da cuenta de que se ha olvidado el neceser en casa de la Dra. Hodgson, así que se va en taxi a cogerlo.

Mientras Mateu intenta arreglar el cambio de billetes y estamos esperando al ing. Juan y a Alberto, nos avisan de que el avión llega en 10 minutos y que tenemos que entrar. Qué estrés, faltan 2 personas aún!! yo comienzo a hacer el check-in justo cuando llega Juan, estamos a punto de entrar y por fin llega Alberto. Al fin, estamos los 3 en la sala de espera y Mateu se queda anulando los billetes.

Finalmente, Mateu viene a Managua porque no le devuelven el dinero, así que hace el check-in también. Avisamos por teléfono a la Dra. Castro y a Judit de todo lo que nos ha pasado para que no nos esperen a la hora acordada en Managua. Al cabo de unos 20 minutos llega el avión y comienzan a llamar a los pasajeros, de los 36 que somos sólo pasarán 24!!! y no estamos en esta primera lista, bufff otra vez la incertidumbre! Nos comentan que a las 11h hay otro avión en el que viajaremos los 12 pasajeros restantes, esperemos que sea cierto.



A las 11h por fin podemos subir a la avioneta! Es toda una experiencia, es muy pequeña y viajas al lado de los pilotos. Alberto y yo tenemos justo al lado a un inglés con el que entablamos una conversación. Viene con un grupo de cooperantes y ya es la 7ª vez en 3 años que está en Nicaragua. Nos explica todos sus proyectos mientras vemos desde el aire Bluefields, las tierras de Nicaragua, los lagos y volcanes y por fin Managua.



Aterrizamos y vamos a casa del ing. Juan a dejar las bolsas, allí dormiremos por la noche. Conocemos a sus padres y a 2 de sus sobrinos: Lilian (9 años) y Óliver (12 años). Nos ponemos en contacto con Judit y nos vamos al centro comercial Metrocentro a almorzar. Allí por fin, nos juntamos todos: Dra. Castro, Jimmy, Judit, Freddy y su novia, Alberto, Mateu, ing. Juan y yo.

Decidimos ir a Masaya en bus, así que cogemos un taxi hasta la terminal de autobuses. Por fin llegamos al mercado, donde, como buenos anfitriones, la Dra. Castro, Jimmy y el ing. Juan nos muestran las artesanías más típicas. Realizamos algunas compras para llevar de recuerdo y decidimos ir hasta el mirador de Catarina en taxi. Los expertos regateadores, Jimmy e ing. Juan, pactan un precio (60 C$ por coche) y allá vamos!

Llegamos al mirador, el paisaje es espectacular y el viento hace hasta daño. Desde el mirador se ve al fondo Granada y el lago Nicaragua, se ve tambień el volcán activo de Masaya y un lago que se ha generado en el cráter de otro volcán inactivo. Después de admirar las vistas decidimos pactar otro precio con los taxistas para que nos esperen y después de cenar nos lleven a Managua (400 C$ por coche). Cenamos todos juntos para celebrar nuestra despedida y cada uno nos vamos en nuestro taxi.





Por fin en casa del ing. Juan, conocemos al resto de la familia y mantenemos una larga charla. Salimos con algo de miedo por el barrio hasta la pulpería más cercana a comprar unas botellas de Flor de Caña, nos acompañan Lilian y Cristian (8 años), Juan insiste en que no hay ningún peligro, pero nosotros estamos algo asustados porque hay pandilleros por la calle.

Ya por fin en casa del ing. Juan, recolocamos las cosas en la maleta e intentamos dormir. Nos es muy difícil conciliar el sueño, por los ruidos desconocidos y por la emotiva despedida de los amigos que nos llevamos para Barcelona. Nos llevamos muchos recuerdos de Nicaragua, pero sobretodo el recuerdo de la gente y el buen trato que hemos recibido.

martes, 10 de febrero de 2009

Jueves dia 5 de Febrero. Funciona el proyecto!!!

Funciona! Si si como lo oyen el proyecto funciona. Hoy hemos conseguido realizar la primera prueba y ha sido un éxito.

Esta mañana hemos empezado a hacer ya latiguillos para el patch panel. Moisés se ha estado entreteniendo toda la mañana poniendo los dichosos cables en el conector. Han sido casi todos. Con la testeadora hemos ido verificando uno a uno. Por otro lado, Mateu con Juan han ido a preparar el RACK para la colocación de los cables UTPs en el patch panel. Se han dedicado a cortar los sobrantes.

Luego Mateu se ha ido al cuartito del radioenlace de la Aurora para reconfigurar el router para así poderlo unir con la red que estábamos construyendo. El problema que ha surgido es que no hemos podido unir la salita de telemedicina con nuestra red por falta de cable. Así que hemos intentado usar el cable UTP que ya estaba tirando de instalaciones pasadas, pero no ha habido manera. Los UTPs viejos no tienen etiquetas descriptivas y es muy difícil saber cual es cual.

Pero al final gracias a Moisés que es muy astuto, ha descubierto cual era el cable. Se ha metido por el falso techo de la biblioteca para redirigir en cable UTP y conectarlo con el switch de la biblioteca. Se consiguió pasar el cable, pero sin frutos ya que ese cable no daba señal hacia la salita de telemedicina. Así que por la hora que era dejamos el tema y nos pusimos con el RACK. Queríamos insertar de una vez los 24 UTPs en el patch panel. Al final nos hemos puesto a insertar. No ha llevado una hora larga poner los 24 cables. Hemos hecho alguna prueba de conectividad con el tester y ha dado positivo. Pero Lorena ni Albertos se tenían que ir sin ver todo el tinglado en funcionamiento. Así que hemos arrancado dos switches, conectamos la roseta de la biblioteca al switch. Pusimos el portátil de Mateu en el rack para comprobar que el servidor daba DHCP y si podíamos navegar.

Se consiguió a la primera. Ya teníamos la prueba fehaciente que el sistema iba. Todos nos fuimos a casa ilusionados, con ganas de perfeccionar y acabar de chequear todo el sistema el lunes siguiente. Aunque lástima que Lorena y Alberto ya no estén.

domingo, 8 de febrero de 2009

Miércoles 5 – El Halar se va a acabar

Nos levantamos sin saber que iba a ser un día especial. Era el último día que íbamos a estar todos juntos en Bluefields. Lorena, el Ing. Juan y yo nos íbamos el viernes a la mañana para Managua. Habíamos planificado hacer una cena de despedida y salir a bailar el jueves por la noche. Sin embargo, como la Dra. Castro y Jimmy se iban a Managua el Jueves, el plan quedaba en el aire. Así que fue la misma Dra. Castro la que les propuso a Judit y a Mateu que se vinieran a Managua para poder celebrar la despedida allí todos juntos. Ambos aceptaron la propuesta, genial! Judit saldría el mismo jueves a las 5h30 de la mañana en panga y bus con la Dra. y Jimmy, mientras que Mateu vendría el viernes con nosotros en avioneta. Una vez decidido, Juan, la Dra. y Jimmy empezaron a proponer lugares que podríamos visitar. Sólo de oírlos se nos disparaba la ilusión y las ganas de viajar a Managua.

Además de soñar y planificar las actividades del viernes también trabajamos duro. El objetivo del día era acabar la mayor cantidad de temas pendientes aprovechando que estábamos el equipo al completo:
- Acabar de cablear las zonas 1 y 3.
- Acabar de colocar todas las canaletas y hacer los agujeros pendientes para poder bajar el cable.
- Crear todas las rosetas posibles.

Al final del día habíamos cumplido casi todos los objetivos.

El Ing. Juan, Moises y yo acabamos de cablear las zonas 1 (finanzas (2 puntos), fisioterapia, bodega, laboratorio) y 3 (quirófano, neonatos y labor y parto). 8 puntos en total. Además, acabamos de bajar el cable en epidemiología. Debido al poco cable que nos quedaba tuvimos que hacer malabares para poder llegar a todos los puntos. Entre otras acciones, directamente subidos en el cielo raso redefinimos rutas y recolocamos los tubos por los que iban a pasar los cables. A la tarde, el equipo de instalación junto con Mateu organizamos la bajada de los cables desde el techo hasta el rack.

Lorena y Judit pudieron entrar por fin en las salas de la zona 4, a las que intentaban acceder desde hacía varios días. Así que acabaron de colocar todas las canaletas e hicierion los agujeros que quedaban pendientes. Esta zona se intentará cablear durante las próximas semanas una vez consigamos las 2 bobinas de cable que faltaban. Además, por la tarde hicieron 12 rosetas más, con lo que nos quedaban 17 para el día siguiente.

Justo antes de comer nos llamaron para ver una tortuga gigante que las autoridades habían decomisado a unos pescadores furtivos. La pesca de tortugas, aunque permitida en Nicaragua, está vetada en esta época del año. La pobre estaba aleatada boca arriba, lloraba y cerraba los ojos con sufrimiento. La verdad es que resultó bastante triste. Al día siguiente nos la iban a servir de comida.

Por la tarde, la Dra. Castro había planificado una video-conferencia con el médico de San Pancho. Mientras esperábamos a que se conectara revisábamos la configuración del enlace. Al poco el médico llamó al celular de la Dra. para informarle de que no podía conectarse debido a que las baterías no tenían carga suficiente para mantener el ordenador encendido. En cualquier caso, le médico de San Pancho nos confirmaba que durante el día, la conexión por Netmeeting funciona sin problemas mientras que la del teléfono no. Aunque teníamos planificada una visita a la Aurora, debido al exceso de trabajo en el hospital y la disponibilidad de la Dra hemos decidido posponerla para algún día de las próximas semanas. La idea es que vaya Judit acompañada de la Dra. y Jimmy (experto en redes e instalaciones de placas solares).

Para despedirnos de Bluefields fuimos a cenar los 4 con el Ing. Juan al Luna's Ranch donde pudimos leer y ver en fotos y artículos la historia del huracán del 1988. Cenamos mientras llovía a cántaros y el viento soplaba con fuerza. Para variar, en lugar de Toñas pedimos Victorias. Sólo les quedaba una, con lo que sin más remedio volvimos a nuestra querida Toña.

La vuelta a casa costó un poco. El Luna's Ranch está en un lugar bastante apartado, además, debido al mal tiempo no circulaban casi taxis por la zona. La intención era ir 5 en el mismo taxi, sin embargo tuvimos que separarnos. Metimos al Ing. Juan en el primero que pasó (él no quería dejarnos solos) y el resto nos subimos en otro compartido con un hombre que iba al barrio de San Mateo.

martes, 3 de febrero de 2009

Martes 3 – La “ponchadora”

Són las 21h30, sopla un viento bastante fuerte y los perros no aúllan como ayer noche. De cualquier modo Bluefields de noche se transforma.

Ya no oímos a los gallos cantar por la mañana. Será que estamos cada vez más cansados o bien ya nos hemos acostumbrado. Quizás ambas cosas. A las 6h00 sonó el despertador pero nos hicimos los remolones. A las siete y poco llegaba Alejandro con la camioneta (una pickup) del hospital. Ha pitado solo un par de veces, resulta extraño ya que normalmente pitan unas diez.

Hoy han venido antes a buscarnos ya que Mateu, Lorena y yo queríamos ir a comprar y reservar los billetes de regreso a Managua en avioneta de La Costeña.

Hemos negociado con Juan la hora de salida. Él se vuelve el próximo viernes con Lorena y conmigo y no quería madrugar tanto, al final lo hemos “convencido” ;). Saliendo a las 8h30 podremos aprovechar el día en Managua y alrededores. Además, da la casualidad que Jimmy y nuestra querida Dra. Castro estarán por allí el mismo viernes, con lo que ya han empezado a planificar las actividades y visitas que podremos hacer. Genial!!

A las 8h15 ya estábamos en el hospital planificando las tareas del día. Justo entonces llegaba Moisés cargado de energía como siempre. Él pensaba que íbamos a llegar más tarde, con lo que tenia pensado empezar a halar tubo y cable sin nosotros para darnos una sorpresa.
Los objetivos de hoy eran:
Acabar de cablear la Zona 1: dirección y subdirección (Dra. López), auditorio, biblioteca, recursos humanos, enfermería, epidemiología y fisioterapia.
Hacer los agujeros y pegar regletas de la zona 3.
Identificar las rosetas de la zona 4 y tomar medídas.
Colocar los dispositivos de red en el rack: switches, patch pannel, base sucko.
Hacer las rosetas de los puntos a los que ya llega el cable.

Por la mañana Mateu ya tenía colocados todos los dispositivos de red en el rack. Al medio día han llegado Ángel y Jimmy, con lo que les ha estado enseñando las lucecitas hipnotizadoras de los switchs Cisco.
Lorena y Judit han dejado todos los puntos agujereados y con regleta preparados para bajar el cable. Además, para poder entrar en el quirófano han tenido que disfrazarse de médicos (Judit y Ángel) y paciente (Lorena).
Juan, Moisés y yo hemos halado cable por un tubo hasta llegar a las salas de la biblioteca, recursos humanos y enfermería. Después, justo antes de comer hemos estado inventariando el cable que nos ha ido sobrando de las otras instalaciones con el objetivo de reaprovecharlos en la siguiente tirada. Hemos podido aprovechar dos de ellos, nada mal.

De comer, la base de siempre, frijoles con arroz y plátano cocido. Como acompañamiento carne picada con cebolla (creo). Es lo mismo que comimos el primer día que llegamos. La verdad es que estaba bastante bueno. Después, guiados por Flor nos hemos hecho unos cafés con espuma al estilo capuccino pero sin leche. Un día de estos os explicaremos la técnica.



Teníamos pocas ganas de volver al curro ya que estábamos a gusto hablando. Pero el deber es el deber, tenemos que acabar de cablear al menos las zonas 1, 2 y 3 antes del miércoles.
Por la tarde, Judit, Lorena y Mateu se han ido con Jimmy y Ángel (experto ponchador o poncher) a poner rosetas. Resulta que nuestras insertadoras chungas no son del todo cómodas para insertar el cable en el conector hembra, con lo que Ángel nos ha dejado (y nos seguirá dejando mientras no tengamos otras) su ponchadora profesional para que podamos trabajar cómodos.

Han hecho unas cuantas.


Además, Mateu ha hecho fotos a los planos originales del hospital con el objetivo de digitalizarlos. Lorena y Judit han estado también documentando la estructura de cables, tubos, codos y tes desplegados hasta hoy.

El trío halador, Juan, Moisés y yo, hemos vuelto a subirnos al cielo raso para acabar de cablear la zona 1. Una vez más hemos sudado la gota gorda. Aunque ya parecemos gatos, trabajar a oscuras caminando sobre vigas y entre hierros y cables resulta complicado. Encima se nos ha acabado las baterías de uno de los walkie-talkies y del taladro inalámbrico (ambas cosas prestados por Jimmy). Además, por unos instantes hemos perdido la sierra, con lo que no podíamos cortar tubos. Resulta que nos la habíamos dejado en la sala de epidemiología y la mujer de allí ya se había ido a casa, con tan mala suerte que la cerradura es nueva y todavía nadie más del hospital tiene la llave de la puerta. Finalmente hemos decidido entrar por el techo, al fin y al cabo es donde estábamos y sólo hemos tenido que “levantar” una de las placas. Al final del día teníamos el cable tirado en las salas de dirección, subdirección administrativa (Dra. López), auditorio y epidemiología.

Antes de irnos para casa, Moisés, que aún conservaba fuerzas, se ha subido a pulso a una palmera para cogernos unos cocos que nos hemos bebido después de abrirlos con un machetazo.

Para cenar hemos vuelto a nuestro comedorcito preferido, el de Doña Arlen. Cerdo rustido con tajada y frijoles acompañado de ensalada de papas. Riquísimo como siempre.

Antes de acabar el post, quisiéra agradecer a la Dra. Castro y al hospital la ayuda prestada en todo momento. Además de darnos de comer, nos proporcionan mascarillas y camisetas desechables para poder trabajar por los techos sin respirar polvo ni mancharnos la ropa. Nos disfrazamos de dentistas, como mola! jeje.

Por cierto, acabo de pillar a nuestro amigo el ratoncillo escalando por la cortina de la ventana para subirse a la mesa y comer galletas. Al verme, ha dado un salto y se ha escondido ...

Lunes 02-02-2009 - Un día de duro trabajo

El día ha comenzado como cualquier lunes, bufff, ha sonado el despertador a las 6h y vuelta al trabajo. Se acabó el descanso del fin de semana y las visitas por Bluefields y los caños. En seguida estábamos todos en marcha, aunque a Mateu y a Alberto les ha costado un poco. Desayunar, mirar el e-mail, ducharnos. ¿Recordáis que ayer comimos sopa de marisco con coco? Pues hoy hemos comprobado lo que la doctora Castro nos comentó, que el coco tenía efecto laxante.

Llegamos al hospital con energías y la planificación del día más o menos clara: acabar de cablear la zona 2, comenzar la zona 1 y agujerear y poner canaletas en estas dos mismas zonas. Además Mateu tiene que acabar de configurar el Squirrel Mail y el VNC Server.

Llega Moisés y manos a la obra! De nuevo al cielo raso de la zona 2 y a poner canaletas. Tardamos bastante en tirar los primeros cables, será cosa del lunes, pero Moisés comenta que se va a poner las pilas y al cabo de un rato hemos avanzado mucho más. Aparece Mateu con la buena noticia de que ya tiene listo el servidor así que comienza a ayudarnos con la instalación. Primero de todo, va con Cecilio y Julián, los chicos de mantenimiento del HRES, a la ferretería Calero a comprar:

- 12 tubos de PVC de ½'' (nos habíamos quedado cortos)
- 4 tornillos gibson para fijar el rack a la pared
- La broca adecuada para los tornillos

Justo para la hora del almuerzo acabamos de cablear y de agujerear y poner canaletas de toda la zona 2. Vamos al comedor y allí nos esperan las bandejas con arroz, frijoles, pollo con papas y plátano cocido, hoy con tang para beber.

Después de comer, Mateu con los chicos de mantenimiento se dan cuenta que los tornillos que han comprado no son adecuados para la pared ya que no es de hormigón. Así que vuelven a la ferretería a cambiarlos y de paso nos compran 2 pares de guantes de trabajo, se nos han perdido ya 2 por el hospital.

Pasa la tarde, y trabajamos como locos. Judit y yo hemos agujereado todos los techos y hemos puesto todas las canaletas de zona 1 y 2 (ya llevamos un total de 20 puntos preparados).




Moisés, Alberto y Juan acaban de hacer unos arreglos en el cableado de la zona 2 y cablean 3 puntos de la zona 1 (que hacen un total de 14 puntos cableados).




Y Mateu con Cecilio y Julián fijan el rack en la pared y comienzan a introducir elementos, de momento sólo la regleta.



A las 17:30 estamos agotados y decidimos dejarlo por hoy. Nos vamos muy contentos porque hemos conseguido todos nuestros objetivos e incluso los hemos superado poniendo el rack en la pared!

La furgoneta del Minsa nos acerca a casa para dejar las mochilas y nos llevan hasta el comedor doña Arlen con el ing. Juan para cenar. Nos gusta este comedorcito porque la comida está muy buena, el jugo de naranja increíble y es muy barato. Además, Ángel, nos lo había recomendado y dicen que es un lugar muy higiénico.

Allí, casualmente entra Carlos (o Chuck como le llamaban en EEUU durante su estancia en Miami). Le invitamos a sentarse en nuestra mesa y nos deleita con montones de historias de Nicaragua, EEUU, su finca en Caño Negro y sus chanchos. Charlamos un buen rato con él hasta que decidimos venir a casa a ducharnos y dormir, hoy hemos trabajado mucho y estamos cansados.

Llegamos a casa en taxi y al entrar nos damos cuenta de que nuestro pequeño inquilino ya ha perdido toda la timidez. Creo que en algún post ya hemos hablado de él, es un ratoncito de campo muy oscuro y orejudo, que al principio no se atrevía a salir pero que ahora ya se come nuestras galletas. Ya le hemos bautizado, Moisés, por lo pequeñito y espabilado y en honor a nuestro amigo del HRES, que sin él no avanzaríamos a este buen ritmo.

domingo, 1 de febrero de 2009

La Caldereta Domingo 1 de Febrero del 2009

Hoy nos hemos despertado como de costumbre a las 8 de la mañana. Uno se sorprende que un domingo los levantemos tan temprano, pero los gallos y las gallinas le da igual que sea martes, jueves o domingo. Ellas como unas campeonas a las 7 de la mañana ya están dando guerra.

Hoy nos esperaba un día de relax. La doctora Castro nos había invitado a una caldereta en su casa. Así que después de lavar la ropa y tenderla, nos presentamos en su casa a las 11 y media. Nos viene a recibir la doctora Lopez, ya que la Dr Castro estaba bañando a su hija. Nos quedamos un rato, vemos la casa, una casa muy bonita. Al cabo de 5 minutos nos vamos un momento a una pulpería a comprar comida para desayunar. Volvemos a casa de la doctora y nos recibe con su hija. Una niñita muy guapa y muy cariñosa que se llama Abril. Nos abraza uno a uno y nos da un beso en la mejilla. Entablamos conversación, y aparecen Jimmy y el Ing. Juan. Mateu se entabla una buena y tendida conversación de los cayos, de playas y de olas caribeñas, mientras Alberto se puso a pintar acuarelas con Abril. Por cierto le pusieron el nombre de Abril porque nación en Abril, la verdad es que es un nombre muy bonito y muy original.

Nos sirve la Dr Castro una bebida muy buena que se llama Pisco sour. Era una bebida alcohólica con Limón y con clara de huevo. Muy bueno por cierto.
Nos vamos a la mesa y nos sirven unos platos hondísimos con un cangrejo enorme que salían las patas por los bordes del plato.

Empezamos a comer, todo muy bueno, comiendo como podíamos mordiendo el cangrejo para sacarle toda la carne. La caldereta además llevaba pescado hervido muy bueno.
Después de comer nos vamos a la sala de estar y descansamos, algunos se les cae los ojos del sueño. La verdad es que hace mucho calor y no hay nadie en la calle. Era tranquilidad ayuda a dormirse. Sobre las 4 de la tarde nos hemos ido para casa con el Ing. Juan y Jimmy andando. Pasamos por el barrio nuestro que la otra noche casi nos atracan. Pasamos sin que nos mirasen mucho, era de día y íbamos con un Nica y un Bluefeleño. Llegamos a casa, dejamos a casa y nos vamos a dar una vuelta. Jimmy nos enseña una de las zonas más pobre de Bluefields. A 30 metros de casa encontramos un vertedero. Toda la basura se tira al mar. Incluso hay un tobogán metálico donde allí tiran todos lo desechos. Pasamos por allí y llegamos por un muelle a la zona más contaminada. El paisaje es dantesco, suciedad por todo. Totalmente insalubridad. Para colmo vemos niñas jugando por allí descalzas. Nosotros alucinados, nos quedamos atónitos. Las niñas nos miran y siguen jugando extrañadas por nuestras caras. Para ellas estar allí es lo más natural del mundo. La escena te da mucho en que pensar. No te entra en la cabeza como hay gente que puede vivir así.

Luego volvemos por casa y Jimmy nos lleva por el barrio más peligroso. Nos enseña el barrio donde se vende la droga. Vemos hombre negros sentados en medio de la calle en una silla de plástico blanca. Allí estaban esperando a posibles cliente.
Pasamos por las calles de la droga sin ningún problema y llegamos al bar Flotante. Allí nos tomamos unas toñas, mientras Jimmy nos cuentas un poco las historias de Bluefields.

Bluefields un pueblo costeño del Caribe, donde los Bluefileños no saben con exactitud el origen del nombre de su pueblo. Jimmy nos cuenta que fue un capitán de apellido Bluefields cuando llegó a Bluefields desde el mar, desde el Bluf se veía toda la bahía azulada. De allí le llamo Bluefields. Realmente es una leyenda urbana, no hay ningún escrito que avale esa historia.

Luego nos habla del huracán que paso en el 1988 que arrasó literalmente Bluefields. Él lo vivió. Tenía 10 años cuando le pasó. Sólo murieron 6 personas gracias a rápido despliegue militar que obligaba a la gente a que se resguardasen. Jimmy nos conto que se refugió en un sótano de una casa de Jesuitas. El huracán llego a la 1 de la madrugada y acabó a las 7 de la mañana. No quedo nada. Salieron del sótano con el agua por la cintura, y la casa de los Jesuitas ya no estaba. Su casa había desaparecido.

Esta historias son indescriptibles, por mucho que te lo cuenten es imposible imaginárselo que fue eso. Jimmy cuando lo contaba veíamos como no lo contaba con gusto, como si le pidiésemos que nos contase una parte de su vida que la tenía muy olvidada o que quisiera olvidar.

Bluefields hay mucha miseria, es una realidad que Jimmy nos refrescó. Diferencia sociales. Nosotros vemos y nos rodeamos con gentes de un poder adquisitivo alto. Pero la realidad de Bluefields es mayor que la vida de la gente del hospital. Gente que viven de los desperdicios de los demás. Niños llamados coloquialmente “Los gancheros” remueven la basura buscando que llevarse a la boca. Estas historias te dan mucho que pensar.

Nosotros somos unos privilegiados.

31/01/09___Un descanso para el alma


Eran las 6 de la mañana, como casi todos días nos despertamos poco a poco para escribir los extractos de ayer (o no) y desayunar algo antes de que a las 7:30 nos pase a buscar la furgo del MINSA. Claxon y corre corre que nos ha pillado desprevenidos. Ah, me olvidé de decir, cielo nublado y llueve…bastante, como dirían aquí. No importa, bolsas en la mochila, bolsas herméticas y a la furgo que falta gent! Pasamos a buscar la dra y nos tenemos que apretujar bastante porque no hay ningún valiente que se ponga atrás con la lluvia. 3 delante y 4 detrás y las mochilas y los tupers de comida que preparó la dra, en uno hay arroz, en el otro no sabriá yo decir. Nos dirigimos al muelle del MINSA donde a parte de muelle vive la dra. López (subdirectora administrativa del HRESB). Por cierto, no les presenté al cómico Orlandito, hijo de la dra Castro y con voz de cartoon de 9 años de edad que entusiasmado se unió al grupo expeditivo.

Ya en el muelle, cámara en mano y se me termina la batería, muy bien Judit! Esperando que esperarás nos damos cuenta de que falta alguien…bueno más bien la dra se dió cuenta, nosotros habíamos pensado en él pero no sabíamos si venía o no y si ya lo pasaban a recoger. Efectivamente, nos olvidábamos al Ing. Juan! Llamada de Mateu y a coger un taxi. Desayunamos un poco de gallo pinto riquísimo y huevos revueltos con tomate también para chuparse los dedos y el cielo empieza a despejar. Dónde están los chicos? Ninguno de los dos coge el teléfono pero finalmente aparece Jimmy, que nos estaba esperando en el muelle de su amigo Víctor, el que nos prestaba la panga, y se había dejado el celular en casa. Víctor es el anfitrión de la panga, hombre de piel morena y rasgos achinados, propietario de algún que otro importante negocio hostelero. Vienen en la panga también Yaohan (íntimo de Jimmy y taxista de coche tuneado comono), Freddy (amigo de Jimmy), el pequeño Ever (no sabemos de dónde salió) y Steven (hijo de Víctor). Dentro en la panga también, a parte de la bebida y la comida, una tabla de windsurf, los skis y la tabla para hacer ski acuático.
Ya para cuando salíamos el sol sacaba la cabeza sobre la bahía de Bluefields y rumbo al norte tuvimos que dar media vuelta para cambiar algo del motor. Ahora sí, rumbo a Caño Negro con el viento en la cara, el cuerpo a ras de agua y en seguida selva y selva a ambos lados. Orquídeas blancas, campanillas, palmeras y verde verde y más verde, una comunidad a nuestra izquierda, el primer desvío mano derecha y el segundo a mano izquierda entrando ya en Caño Negro. Se llama Caño Negro por sus aguas negras desteñidas de los manglas que llenan ambas orillas, tan negro que cuando te bañas uno se ve de color amarillo Simpson. Pero aun estamos secos, a mano izquierda llegamos a un embarcadero de madera un poco desaliñado, nos cuenta Jimmy que antes había una casa de dos pisos y toda la subida del pequeño cerro era verde bien cuidado. Imagínense, selva por doquier, un embarcadero de madera vieja y un pequeño cerro con un caminito delineado con puntafina que lleva a una casa de madera también en la cumbre. No hay ruidos, no hay antenas, no hay contaminación ni malos augurios.

Y ahí va, el primero al agua, y el segundo, en ropa, da igual. Subimos a saludar a Don Carlos, dueño de la finca, pero no está. En su lugar nos encontramos a Carlos, su hijo. Aquí se cogen tal cual los frutos del árbol y Jimmy nos invita a coger y comer guayaba. Entramos en el cobertizo donde los chanchos están comiendo maíz del suelo y los chanchitos buscan desesperadamente las tetillas de su madre cerda, las gallinas andan sueltas y un perrito pastor alemán de algunos meses de vida menea la colita jugando con los extraños. Saludamos, nos cuentan del caballo que quedó atrapado en el barro y cuyos huesos vimos al subir, Carlos nos da de probar chicha de piña (esto es piña fermentada) que está más o menos buena, bajamos a por la comida y un chapuzón. Judit al agua, le sigue Alberto y a Lorena le cuesta un poco. El cielo está un poco nublado pero va saliendo el sol y por lo demás, el agua está divinamente caliente (caliente para nosotros comparado con nuestro Mare Nostrum, fría para ellos acostumbrados al calor del verano aunporllegar de aquí). Orlandito con un salvavidas juega con Ever mientras tras hacerse un poco de rogar la dra se tira también en pantalón y camiseta y su salvavidas. Que aunque dice que no sabe nadar, luego vimos que sí que sabía. Y así pasamos el rato, nadando y sujetándonos en la tabla de windsurf, saltando y reposando al mediosol. Llega Mateu que se había perdido por ahí comono con su cámara fotográfica. Yo voy subiendo buscando cobertura para comunicarme. Entro en el cobertizo donde Carlos trabaja y platica con Víctor, me uno a la conversación. Víctor me cuenta de su origen chino, de sus negocios, de su país Nicaragua y de su estada en Costa Rica con su delincuencia, playas paradisíacas e hipocresía; Carlos de su estada en gringolandia y de cómo volvió echando de menos a su país. Al cabo de un rato suben todos, entonces yo bajo porque se me olvidó la camiseta y a la vuelta ya están todos con su ron lite con jugo de naranja y limón exprimido en la mano.

Me sirvo, como no. Y mientras platicamos, el pollo que trajo Jimmy (hecho por su madre) se va calentando y nuestro apetito se abre y nuestra mente se enturbia (la de algunos más que la de otros….). Llega Don Carlos con los mozos, él parece un muy buen hombre y ellos también. Luego supimos que cobran 50$ cada quince días, aquí la gente lo cuenta sin preguntar, extraño. Para comer, arroz con pollo, alguna rebanada de pan y cóctel de ostrones que superando prejuicios probé y degusté. De hecho sabía más a chile que a otra cosa y las ostras viscos…hice el corazón fuerte, pero no me arrepentí. Y de postre, bananos cogidos directamente de un enjambre de bananitos que habían dejado madurar colgados ahí mismo en el cobertizo. Por cierto que a Albert le saltó una gallina en el plato y se quedó sin repetir, los perros digo yo que se lo agradecieron enormemente pues los tienen sin apenas comer para estar seguros que cuando salgan a cazar busquen la comida que se comerán los dueños. Y Juan que da ron al perrito pequeño…

Una buena comida, empieza a llover y los mozos que andaban por afuera ni se inmutan, ya se secará cuando dentro de unos minutos salga el sol. Para digerir qué mejor que nos castren a un chancho allí mismito, yo asisto a la masacre y le saco alguna que otra foto, me pensaba que me daría más impresión. Eso sí, imagen brutal la del chancho medio escocido atolondrado apenas aguantándose y los perros devorando sus bolas justo al lado. El chancho se llamaba “taladro” (imagínense porqué) y lo castraron sin anestesia, eso sí, luego le inyectaron algo para que no se le infectase la herida que dejaron abierta, todo un detalle. Y aunque un poco impactante, nada más alejado de la realidad española de hace 50 años.

Acabado el espectáculo y con otro ron en la mano nos vamos a la gradería del paraíso, un balcón de madera resguardado del sol y dónde corre el aire con vistas de 180° a la selva tropical húmeda. Perfecto lugar para tomar, reposar y platicar plácidamente. Buena charla con Jimmy, caballero galanatento y de enorme corazón. Divino lugar hubiese sido para echarse una buena siesta tumbados en hamacas. Qué me dicen de otro chapuzón? Al agua patos y ahora vienen hasta Carlos y un mozo. No queda mucho combustible así que sólo pueden esquiar Mateu y Steven, yo otra vez será, Albert se queda sin pero bueno. A Jimmy le sabe mal, pero de verdad que venir aquí ya ha sido todo un regalazo. Planeamos de volver y pasar la noche bajo las mil estrellas que se tienen que ver, con 6 meses habrá tiempo. Empezamos a parecer camarones y nos damos cuenta que quizás no nos pusimos suficiente bloqueador (así llaman aquí a la crema protectora). Y aquí en el descanso en el muelle, intento fallido de Víctor y Carlos de que nos quedásemos con menos ropa, pero como dijo la dra: aquí la idiosincrasia no permite enseñar más que lo que permite un bañador de natación. Pero ustedes me dirán…5 hombres viviendo solos en medio de la selva, dónde la única calle que los comunica es este caño.

Por cierto de que se quedaron maravillados que supiésemos nadar tan bien, aquí cada cual se las apaña para aprender. Qued(o)amos más que invitados a volver. Llega la hora de partir y este relato se está alargando pero no se crean que ya va a acabar. Por el camino me siento al lado del timón junto a Jimmy y me va contando de la fauna y flora de la zona, cómo sabe! Ep! Una tortuga a mano izquierda! Y son las 5 cuando llegamos a casa de Víctor, en el barrio de Pointing, otro de los barrios mayormente afroamericanos y en el que hubo el castillo de un rey mosco. Nos abren unos cocos dulces, diferentes a los que probamos en el hospital y ciertamente más dulces, riquísimo! La dra llama a la furgoneta del MINSA y mientras esperamos salen los chicos que cargan los equipos en el taxi de Yao (como dice Albert, se puede hacer un reportaje fotográfico sólo de los taxis de Bluefields).

Llegamos a casita, queda poco para que anochezca y decidimos ir rápido a La Loma en el barrio de San Marcos para ver las vistas de la bahía. Le preguntamos al taxista sobre los barrios y nos dice que ciertamente el nuestro es más que xungo… El taxi va a trompicones y se cala a media subida justo enfrente de una casa, la gente se nos queda mirando y ríe (yo también lo hubiese hecho…). Marcha atrás y por fin lo conseguimos, imagínense un Atoz con 5 personas subiendo una cuesta importante, esto pa’ verlo..! El taxista nos cobra 10C$ de más para subir ahí arriba.

Tienen tickets? Cómo? Se ve que hoy hay espectáculo en La Loma. Está bien pagamos 50C$ y nos sentamos en una de las muchas mesas libres. Nos ponen un esparadrapo para numerar la mesa, escribe: "mesa #7, cheles". Sí, tal cual, para los que no lo sepan, los “cheles” somos los blancos. Nos reímos, qué vamos a hacer sino? 4 toñas y 4 platos fuertes, todos muy buenos y acompañados de tajadas o tostones y arroz y ensalada. Se va llenando el restaurante, es un cobertizo circular como sacado de la Polinesia de Port Aventura, pasa el aire y se está muy bien.
Empieza el espectáculo, se ve que Bluefields Sound System organiza una competición de baile. 4 son los equipos participantes, niñas morenas que bailan tremendamente, algunas un poco perdidas y otras sinpalabras, sólo un chico-niño en la competición y también déjenlo ir. Pasan dos a la final y ahí nos quedamos porque Mateu, que quería ir de discoteca hoy, dice que está cansado.

Me ducho y me voy a la cama, con los pies que me salen por abajo y la piel que me arde... Ha sido largo el relato pero la vivencia lo merecía. Gracias atentos lectores.
Esto es el cielo y nadie lo sabe. Quién se apunta?
PPD: Me olvidé mencionar el taxista que llevaba una pantalla plana artesanal en el parasol, otra en donde la radio y aun quería otra para los asientos de atrás. Todo un personaje que se fascinó con los euros y al que Albert dió 1E y medio. Que los forraria y los pondría en el cristal de atrás. Viaje ameno, dirán?